Ciberacoso ¿Cómo detenerlo?

Ciberacoso ¿Cómo detenerlo?

Por definición, el ciberacoso es el acto de acosar a alguien en línea mediante el envío o publicación de mensajes maliciosos, generalmente de forma anónima. En el mundo actual, el ciberacoso es un problema grave. 

En un estudio reciente, se estudió a un grupo de 5.700 estudiantes del cual 34,4% dijo haber experimentado ciberacoso en su vida, y el 26 % dijo que había recibido cyberbullying una o más veces en los 30 días anteriores.

Con todo ese acoso, uno pensaría que las víctimas alertarían a alguien sobre su abuso. Sin embargo, estadísticamente «solo 1 de cada 10 víctimas informará a un padre o adulto de confianza sobre su abuso» y tienen «de dos a nueve veces más probabilidades de considerar el suicidio».

Quizás estén demasiado asustados para decírselo a alguien. Tal vez no quieran salir lastimados más de lo que ya están. Tal vez piensen de alguna manera que merecen ser intimidados. ¿Quizás simplemente no saben cómo o a quién acudir?

El acoso cibernético utiliza los medios digitales para acorralar a una persona aplicando una o varias de las siguientes formas:

  • Hacer amenazas
  • Difundir mentiras, chismes y rumores
  • Comparte fotos vergonzosas
  • Publicar o enviar insultos
  • Acosar o enviar mensajes maliciosos y llenos de odio.
  • Fomentar o participar en el acoso social
  • Hacerse pasar por la persona para participar en cualquiera (o todos) de los comportamientos anteriores ante sus amigos y conexiones en línea.

¿Cuál es el objetivo del ciberacoso?

El acoso cibernético tiene como objetivo asustar, intimidar, enojar, avergonzar o controlar a la persona que está siendo acosada.

Lo que lo diferencia de otras formas de intimidación es simplemente que los ataques de los agresores se llevan a cabo por medios electrónicos y digitales.

Estos medios digitales incluyen aplicaciones de redes sociales como Facebook e Instagram, mensajes de texto, aplicaciones de SMS, plataformas de juegos, salas de chat e incluso sitios web y portales educativos en línea.

A diferencia del acoso físico, las víctimas del acoso cibernético rara vez encuentran un escape de sus atacantes. El mundo en línea nos sigue a todas partes, y los ciberacosadores utilizan esta omnipresencia en su beneficio, especialmente dados los eventos actuales.

¿Cómo detener el ciberacoso?

Cualquiera sea la razón, el hecho sigue en pie: las personas no denuncian el ciberacoso. Aquí hay 5 consejos para compartir con sus hijos sobre cómo detener el ciberacoso.

1. Dígales que se detengan.

Escribir un mensaje claro al acosador diciéndole que no se comunique con usted nuevamente probablemente no evitará que intente acosarlo aún más, pero ayuda cuando presenta pruebas a las autoridades.

2. No responda al acosador.

Los acosadores cibernéticos y los acosadores en general prosperan con el miedo y las respuestas negativas a su abuso. Si no respondes, es posible que no termine el acoso, pero existe la posibilidad de que se aburran por la falta de respuesta.

3. Haz copias de todo contacto con el acosador.

No puedes presentar un caso ante las autoridades sobre un acosador si no tienes pruebas físicas que respalden tu afirmación. Toma capturas de pantalla, copia los mensajes en un documento, imprímelos, etc. De todos modos, siempre es mejor tener copias impresas, en caso de que algo le suceda a tu computadora / teléfono.

4. Identifica y bloquea al acosador.

Identifica quien te amenaza online y elimina toda información de ese contacto de tu teléfono / computadora / redes sociales / etc. No pueden molestarte ni abusar de ti si no pueden comunicarse contigo.

5. Denuncia al agresor a las autoridades.

La mayoría de los jóvenes no les cuentan a sus padres sobre el acoso en línea o fuera de línea. Por lo tanto, si tu hijo está perdiendo el sueño o no quiere ir a la escuela o parece agitado cuando está en su computadora o teléfono, pregúntale por qué, con tanta calma y sinceridad como sea posible. 

Una vez que tengas la certeza que tu hijo está siendo acosado ​​cibernéticamente, dirígete a la administración de su escuela, los proveedores de servicios en línea, el mentor, las fuerzas del orden y coloca la denuncia.

Si el acosador cibernético te ha amenazado directamente, a tu familia o cualquier otra persona con daño físico, debes comunicarte con la policía de inmediato o hacer que sus padres presenten un informe si es menor de edad.

Es posible que el ciberacoso nunca se detenga, pero eso no significa que tu o tus seres queridos tengan que quedarse sentados y aceptar el abuso. Habla, lucha por ti mismo y marca la diferencia.

Los siguientes son algunos enlaces para mostrarle cómo y a quién denunciar su abuso:

Deja un comentario